Nuestro Centro pertenece a la Fundación Educativa Sofía Barat que busca la cooperación, el intercambio y el trabajo común con el propósito de garantizar que los Colegios van a continuar bebiendo de la fuente de la que manaron y, al mismo tiempo, brindando agua viva y nueva a una sociedad en continuo cambio. Desde sus orígenes, y a lo largo de más de 200 años, la Congregación del Sagrado Corazón participa en la misión de la Iglesia por el servicio de la educación. La educación integral, la búsqueda de la propia identidad, la apertura al Dios de Jesús, son un camino de crecimiento humano y de formación de la persona. Los objetivos compartidos por todos y que fundamentan la labor educativa se concretan en los siguientes:

  • Educar en una fe en Dios, revelado en Jesucristo, personal y activa.
  • Ofrecer una formación humana encaminada a que los alumno/as puedan llegar a ser agents de su propio crecimiento en un clima de responsabilidad y libertad.
  • Educar para un compromiso social a favor de la Justicia, la Paz e Integridad de la Creación.
  • Construir una Comunidad viva en la que todos buscan el bien de los demás.
Carácter Propio FESB

MISIÓN

Los colegios del Sagrado Corazón fundamentamos nuestra acción educativa en la concepción cristiana de la persona y del mundo y participamos así de la misión evangelizadora de la Iglesia. El Evangelio es el horizonte de referencia de todas nuestras opciones educativas.

Queremos proporcionar a cada uno una formación integral que les permitan forjarse un criterio propio respecto al mundo y les dote de recursos para ser personas competentes capaces de protagonizar los cambios que hagan un mundo cada vez más justo.

VISIÓN

  • Que los jóvenes puedan experimentar el Amor de Dios encarnado en Jesús, educando en un diálogo profundo y coherente entre fe, cultura y vida.
  • Priorizar la educación del corazón, lugar de los afectos, las emociones, la expresividad, la creatividad y fomentamos experiencias significativas de interioridad.
  • Educar personas con capacidad crítica, sensibles ante los grandes problemas del mundo y constructoras de paz y de justicia.
  • Lograr un nivel de exigencia personal y grupal en el que cada alumno pueda rendir según sus posibilidades.
  • Fomentar la corresponsabilidad y el trabajo en equipo, Queremos colegios abiertos a todos y que prioricen la atención a los alumnos más débiles o con necesidades educativas.
  • Educar para el ocio, el empleo del tiempo libre y la capacidad de disfrutar con la expresión artística y la naturaleza.
  • Lograr que nuestros alumnos se preocupen por la creación, teniendo sensibilidad hacia las generaciones futuras.
  • Crear espacios de diálogo, donde los conflictos se resuelvan de manera pacífica y se vivan los valores de la honradez, la verdad y el servicio.
  • Que los alumnos valoren y asuman la cultura propia y aprecien la riqueza que supone las otras culturas.
  • Ofrecer una educación de calidad, abierta a la innovación y al desarrollo de proyectos pedagógicos.
  • Cuidar que los alumnos adquieran criterios éticos y responsables al utilizar las nuevas tecnologías.
  • Potenciar el aprendizaje de los idiomas que facilitan el intercambio y la comunicación.

NUESTRO ESTILO EDUCADOR

Creamos en nuestros centros un ambiente de familia en el que cada persona puede sentirse única, querida y respetada y crecer en un ambiente de serenidad, libertad y alegría.

Nuestros colegios están abiertos a todas las personas y a todas las culturas, con un estilo de vida sencillo y sobrio.

Valoramos a la persona en su totalidad, ofreciendo oportunidades para el desarrollo armonioso de todo su ser; cuerpo, inteligencia, expresión, libertad creativa, afectividad e interioridad.

Deseamos que los alumnos hagan un descubrimiento positivo de la fe porque estamos convencidos de que el Evangelio nos humaniza y da sentido a nuestra vida.